Fisioterapia en prematuros - Sandra Spencer Fisioterapia
16166
post-template-default,single,single-post,postid-16166,single-format-standard,wp-custom-logo,bridge-core-2.5.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,mob-menu-slideout-over,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-15927

Fisioterapia en prematuros

Fisioterapia en prematuros

 

Fisioterapia en prematuros

La prematuridad es una de las causas de mayor morbilidad y mortalidad infantil. Se considera que un niño es prematuro cuando nace entre la semana 24 a la 37 semana de gestación. Las causas de que se produzca un parto prematuro son diversas, por ejemplo, una gestación múltiple (más de un bebé en el vientre), aumento de la edad de la mujer gestante, estrés…

El niño prematuro, aún en desarrollo y con los sistemas corporales aún inmaduros se somete a diversos factores  externos que pueden alterar su neurodesarrollo y aumentar la probabilidad de padecer patologías. Estas patologías pueden estar asociadas al sistema respiratorio, sistema circulatorio, sistema digestivo…

El riesgo de padecer estas patologías dependen también del bebé,  de la edad gestacional, el peso al nacer y los cambios estructurales que se pueden producir a nivel cerebral.

Posibles alteraciones del niño prematuro

  • El sistema respiratorio: Insuficiencia respiratoria, displasia broncopulmonar.
  • El Sistema Nervioso Central: Hemorragias intraventriculares…
  • El sistema musculoesqulético: alteraciones en el tono muscular, sensibilidad y propiocepción
  • El sistema digestivo: Enterocolitis necrosante
  • El sistema visual: Reitonopatía del prematuro

¿Cómo ayuda la fisioterapia al niño prematuro?

La fisioterapia juega un papel importante durante el cuidado en las UCI neonatales, en el seguimiento posterior de su desarrollo y  en el tratamiento de los bebés cuando cursan con patología.

La fisioterapia pediátrica previene y trata las alteraciones en el desarrollo motor, sensitivo y cognitivo

Cómo interviene el fisioterapeuta en un caso de prematuridad

El bebé nace en la semana 24 de gestación. El niño aún no tiene la capacidad para gestionar por sí solo varios sistemas corporales ( sistema respiratorio, el sistema circulatorio y el sistema digestivo)

  • Su sistema respiratorio inmaduro no es capaz de ventilar sus pulmones, por lo tanto, necesitará de un soporte ventilatorio que le aporte oxígeno.
  • En cuanto a la alimentación, dependerá de un soporte gastroenteral o nasogástrico, correspondiente a su edad y sus necesidades. A través de ellos, el bebé recibirá los nutrientes necesarios ya que aún no es capaz de gestionar la comida. El bebé no tiene la capacidad de realizar succión (extracción de la leche) ni deglución (tragar el bolo alimenticio).
  • La incubadora le aporta unas condiciones estables que le ayudan a mantener la temperatura corporal, muy importante para los bebés prematuros porque aún no son capaces de regular su temperatura corporal. Además, ayudará al niño a mantenerse en un espacio cerrado que le protegerá de posibles infecciones.
  • El bebé deja de estar en un medio acuático, el líquido amniótico, un ambiente antigravitatorio donde su sistema nervioso propioceptivo recibe presiones en  todo el cuerpo. El vientre de la madre permite al niño moverse libremente, utilizando por ejemplo el empuje de sus brazos y de sus piernas contra el útero de la madre. Sin embargo, estas condiciones cambian y tiene que someterse a la fuerza de la gravedad antes de tiempo. Estas condiciones van a provocar alteraciones en el sistema motor y sensitivo, con cambios en el tono muscular, alteraciones de la sensibilidad y de la propiocepción corporal.

LAS CONSECUENCIAS DE LOS SOPORTES NECESARIOS Y  EL NIVEL DE MADURACIÓN DE ESTOS SISTEMAS PUEDEN PROVOCAR ALTERACIONES Y DÉFICITS DONDE LA FISIOTERAPIA PUEDE INTERVENIR

El fisioterapeuta  podrá actuar durante las primeras semanas de gestación, cuando su sistema circulatorio sea estable y ya permita soportar cierta presión, utilizando distintas técnicas específicas que se encarga de estimular el movimiento, regular el sistema sensitivo, regular  la respiración y la frecuencia cardiaca,controlar el tono muscular…

También ayudará a la regulación del tono y de los reflejos primitivos del sistema orofacial (musculatura facial y de la boca) para lograr que consiga una buena succión- deglución- respiración y poder empezar a alimentarse por sí mismo.

Además tendrá en cuenta la importancia de las condiciones del niño, del entorno y de la familia para conseguir un desarrollo lo más normalizado posible. Una de las condiciones más importantes a tener en cuenta es la gestión del dolor del niño prematuro, controlar esta respuesta sensitiva del cuerpo ayudará a evitar complicaciones y patologías futuras. El método canguro, piel con piel con la familia, junto con otras medidas pueden ayudar a la regulación del dolor. La importancia de correcto posicionamiento corporal, de la adecuada intensidad de luz o del ruido también serán claves en el manejo de estos pequeños.

Cuando todas las condiciones del niño prematuro están estables, es capaz de respirar y comer por sí solo, el fisioterapeuta debe realizar el seguimiento neuromotor del bebé.

Su desarrollo sensitivo, motor y cognitivo debe de ir desarrollándose, el fisioterapeuta puede ayudarnos a vigilar y tratar que las respuestas sensoriales y motoras sean lo más normalizadas.

  • Vigilar las alteraciones del tono muscular, si existe un aumento o disminución en el tono de la musculatura
  • Observar si aparecen los movimientos motores correspondientes con su edad (volteo, gateo, bipedestación, marcha, carrera…)
  • Ver las respuestas o anomalías en el movimiento (asimetrías, aumento del tono muscular, permanencia de reflejos primitivos…)
  • Detectar alteraciones en el sistema sensitivo ( vista, oido, sistema propioceptivo…)
  • Realizar una atención temprana en estos niños es esencial para evitar, disminuir alteraciones.

La intervención de la fisioterapia en caso de que exista un riesgo de afectación del desarrollo sensoriomotor y cognitivo es primordial

Si existe una patología instaurada o se ha producido un daño en algunos de los sistemas, a través de la fisioterapia respiratoria, la fisioterapia neurológica, técnicas de tratamiento manual… se intervendrá en las posibles alteraciones que pueden aparecer a lo largo de su etapa de desarrollo.

El fisioterapeuta pedíatrico también puede intervenir hasta edad infantiles donde se perciben problemas relacionados con otras capacidades como pueden ser la coordinación visoespacial, el equilibrio o afectaciones a nivel cognitivo (atención, memoria, conciencia corporal…)


SANDRA SPENCER
FISIOTERAPEUTA 10925



Facebook


Instagram


Whatsapp