Trastorno del espectro autista - Sandra Spencer Fisioterapia
16758
post-template-default,single,single-post,postid-16758,single-format-standard,wp-custom-logo,bridge-core-2.5.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-25.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,mob-menu-slideout-over,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-15927

Trastorno del espectro autista

¿QUÉ ES?

El trastorno del espectro autista o autismo se define como un trastorno del neurodesarrollo que afecta en tres aspectos:

  • Funciones de interacción social
  • Comunicación (tanto verbal como no verbal)
  • Patrones de comportamiento repetitivo.

Entre las causas se han visto factores genéticos y ambientales. Entre los factores ambientales están ( el incremento de la edad paterna al concebir los hijos, nacimientos prematuros, exposición a la polución ambiental…)

El diagnóstico precoz ayuda a una intervención temprana para conseguir un mejor pronóstico, comprensión de la identidad y trabajo en afectaciones de diversas áreas. Es fundamental observar la interacción del bebé con el ambiente durante los primeros años de vida, como pueden ser el interés por otras personas, señalización, interacción con los objetos, mirada, juego imaginativo…

Dependiendo del niño, se pueden observar alteraciones en distintos sistemas. Por ejemplo, a nivel motor, sensitivo o cognitivo. Uno de los factores que más prevalece es en el sistema sensorial. La alteración en la sensibilidad puede verse afectada por una hipersensibilidad (aumento de percepción de las informaciones sensitivas, como pueden ser el tacto, la luz o el ruido), o por lo contrario, una hiposensibilidad. Entre los sistemas que pueden verse alterados está el sistema propioceptivo, que recibe información del medio externo y de nuestro cuerpo. Es uno de los sistemas encargados de ajustar el tono muscular y la postura.

LA FISIOTERAPIA EN TEA

La fisioterapia interviene en la prevención y tratamiento del sistema motor, sensitivo y propioceptivo. Según el paciente durante la fisioterapia trabajamos los siguientes aspectos:

  • Motor, potenciamos la musculatura y se trabaja la coordinación del movimiento.
  • Sensitivo, regulamos las señales sensoriales para trabajar la hiper/hiposensibilidad .
  • Propioceptivo, trabajamos la información que llega al cuerpo , los ajustes de postura y el equilibrio.
  • Cognitivo, incidimos sobre el desarrollo neurocognitivo trabajando sobre estos sistemas e interviniendo en el juego- actividades de los niños.

Además, la fisioterapia puede ayudar a mejorar aptitudes motoras y de esta forma repercutir sobre las relaciones sociales y el juego con otros niños, ya que en muchas ocasiones se observa afectación en la actividad física en relación a otros niños en la misma etapa de desarrollo. La incorporación de una actividad física, como puede ser la hidroterapia, puede ayudar en los aspectos mencionados anteriormente.

En definitiva, el diagnóstico y tratamiento precoz en los primeros años de vida va a ser importante para los TEA. Es primordial un tratamiento multidisciplinar donde otros profesionales como el neuropsicólogo, el terapeuta ocupacional, o el logopeda le ayudaran entre otros, al autocontrol, el comportamiento y en la comunicación verbal y no verbal.